Tagged: sitran

CON RUTA-EMPRESA SE FORTALECE “EL PULPO CAMIONERO” 0

Continúan las simulaciones y engaños en contra de los usuarios del transporte público en Jalisco, el ejemplo más palpable es la tan “cacareada” primera línea troncal Artesanos, “Ruta Empresa” que modificó las tres rutas tradicionales que unía a los usuarios de la zona nororiente de Guadalajara con algunas zonas de Tlaquepaque.

La ruta 80, cuyo destino era en la colonia las Huertas y cubría la demanda de una zona popular de San Pedro Tlaquepaque, otro de los derroteros recién modificados es el que cubría la ruta 80-B que hacía otro recorrido diferente, llegando al fraccionamiento Revolución y recorría otro derrotero, pasando por colonias diferentes a la anterior.

Finalmente la desaparición injustificada de la ruta 80-A que por muchos años funcionó como enlace desde las colonias populares del oriente de la ciudad como, San Miguel de Huentitán, Santa Cecilia, San Onofre, entre otras y cuyo destino principal era la nueva central camionera. Sin embargo, al arranque de la línea troncal recientemente inaugurada por el gobernador de Jalisco y sin aviso alguno, la tradicional ruta 80-A fue eliminada del servicio.

Desaparecen premeditadamente rutas del transporte público para obligar a los usuarios a gastar más en su transportación.

Obligando a los usuarios a utilizar la línea troncal Artesanos que no cubre los derroteros de las tres rutas mencionadas, y por consiguiente, obligando a los usuarios pagar más en transbordos para llegar a sus destinos; con lo que se evidencia el desinterés de las autoridades en mejorar el servicio y favorecer más a la voracidad de los empresarios y transportistas, constructores de las unidades exclusivas, políticos involucrados, entre otros interesados.

Con el pretexto de “mejorar” un servicio, el transporte público en la capital de Jalisco ha sufrido un retroceso, los derroteros de muchas de las rutas han sido modificados de manera premeditada, discreta y lentamente, enfocándose a lo que en la década de los 90´s ya se planeaba (proyecto ortogonal), es decir, cruzar rutas de norte a sur y de oriente a poniente y viceversa, para obligar a los usuarios transbordar más y gastar más en transportarse de un lugar a otro.

Desde hace algunos años han desaparecido rutas que con un solo boleto, sin transbordos adicionales, cruzaban la ciudad; y vienen a la mente, las 119, 115, 108, 130, 127, 132, 133, y recientemente ,la diagonal 275, 45, 80-A, entre otras.

Los transportistas ante este modelo “Ruta- Empresa” han encontrado la “llave” que les garantiza que si ganarán más, lo cual significa que “valió la pena manotearle al gobierno, exigiéndole incrementos a la tarifa”, curiosamente fue la Alianza de Camioneros la elegida para iniciar con este ambicioso proyecto y la empresa DINA la afortunada de otorgar las unidades, muchas coincidencias a decir de los propios operadores del transporte público.

Por su parte, los usuarios califican la medida “forzada” como una deficiente planeación y perversa, ya que es en las clases más desprotegidas donde la afectación económica es lacerante, considerando que un recorrido “normal” representaba 14. 00 pesos diarios, ahora significaría en el mejor de los escenarios 21.00 pesos, es decir un incremento mínimo del 50% por persona.

Sin miramientos, el Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz le cumple a sus “amigos” pero no a los jaliscienses, foto: cortesía

Situación que hasta el propio gobernador Jorge Aristóteles advirtió, “este modelo llegó para quedarse” dijo, y los lacayos cómplices e incondicionales (visionarios) aplaudieron. En este bello país sigue funcionando aquel truco que los españoles aplicaron con los mexicanos prehispánicos, siguen cambiando “espejitos” por oro.

A pesar de que las láminas informativas indican que sobre la troncal Artesanos debe pasar la ruta 80-A, simplemente ya no circula, otro engaño más.

La voracidad de nuestros gobernantes conjuntamente aplicada con la de los empresarios transportistas, descubrieron que hay una mina de oro en este modelo “piloto”, por lo que ya preparan otras 17 “rutas troncales” a lo largo y ancho de la zona metropolitana de Guadalajara. Pareciera que el presidente Plutarco Elías Calles no se equivocó en calificar a Jalisco como el “gallinero de la república”, dice un dicho popular “el que calla otorga”. Si los usuarios del transporte público en Jalisco no tienen los suficientes “tamaños” para defender sus propios intereses, sus ingresos y los paupérrimos recursos económicos de sus familias, No lloren después como “magdalenas” lo que no han sabido defender como hombres.

Porque ya penetró la primera línea troncal y lejos de beneficiar a la ciudadanía ha impactado en la economía de miles de familias en el oriente de la capital jalisciense, en consecuencia; no deberán extrañarse que continúen desapareciendo los derroteros de otras rutas, bajo el discurso justificado de las autoridades de que, con SITRAN…si Tranzaran muchos, se quedarán sin Transporte otros y el problema de la obligatoriedad de proporcionar un SERVICIO de CALIDAD, seguirá latente en el nuevo sistema, es decir…seguirá siendo el mismo “pulpo camionero” pero con diferentes tentáculos.