Tagged: casa

DE LOS ELEGANTES EDIFICIOS A LOS MODERNOS ADEFESIOS EN GUADALAJARA 0

La hermosa perla tapatía, la ciudad de las rosas y demás calificativos otorgados antiguamente a la capital jalisciense, en breve pudiera cambiar nuevamente y es que, con la modernidad a todo lo que las autoridades le dejan avanzar y con la experiencia que muchos de nuestros empleados gubernamentales traen consigo, luego de visitar algunos lejanos lugares llegan a modificar el paisaje urbano de esta ciudad.

Aquellas casonas de arquitectura europea, como la representada en la colonia francesa  o las casas tipo chalet alemán y otras como las que han sobrevivido en la colonia americana al sur poniente de Guadalajara.

Pero los planes parciales de desarrollo y la voracidad de los constructores que han vendido la IDEA de un crecimiento vertical URGENTE, argumentando que debe haber un aprovechamiento mayor de, los casi extintos espacios dentro de esta gran urbe y, el constante bombardeo de esa frase por ellos acuñada, “ya no se puede crecer a los lados”, han convertido que impresionantes proyectos inmobiliarios se lleven a cabo en aras de la modernidad y a costa de menores espacios verdes.

La zona metropolitana y su mancha urbana crecieron desordenadamente debido a la complicidad de muchos pseudo servidores públicos incrustados en diferentes ámbitos de gobierno, con algunos compromisos adquiridos con las grandes empresas constructoras y en el peor de los casos, estimulándolos para obtener la autorización de construir en donde ellos desean.

Así es que en los últimos cuatro años, aquella “romántica” imagen que tenían los tapatíos por su ciudad ha desaparecido para dar paso a grandes moles de concreto en el horizonte de la segunda ciudad en importancia de México.

Las hermosas fachadas de cantera dorada o negra, extraídas de aquellos bancos en la  zona de la Experiencia hacia el norte de la ciudad, (hoy extintos).

Y de los que aún se pueden ver en lugares como el museo del periodismo (casa de los perros) en el centro histórico, o las iglesias como la del Padre Galván o el templo Expiatorio; que han logrado sobrevivir a las expresiones artísticas de pseudo pintores urbanos incomprendidos.

Pero sin duda, lo más preocupante es que en espacios públicos como el parque Alcalde, donde hubo árboles que por muchos lustros permanecieron proporcionando un filtro de oxigeno natural para los habitantes de esta ciudad, hoy solamente hay un socavón de donde se han extraído materiales de construcción como la arena amarilla y el jal, para abrir paso a un acuario privado que le daría un toque de “nivel” o plusvalía al edificio construido en la cara oriente de este parque, es decir, una especie de mini Central Park exclusivo.

EDIFAnte la imparable modernidad que se impone en Guadalajara parece que ya no habrá marcha atrás a la tranquilidad de aquella ciudad provinciana que caracterizó  a este lugar privilegiado hasta por su benévolo clima y la calidez de su gente.

Ante este panorama donde grandes rascacielos modernos se suman a otros que fueran construidos en los años sesentas; la Torre Minerva de 55 metros de altura. Tres años después se construye el primer rascacielos de la ciudad, el Condominio Guadalajara de 105 metros de altura y 26 pisos. Para 1965 la ciudad tenía ya su segundo rascacielos, el Hotel Misión Carlton con 80 metros de altura y 20 pisos.

Durante la década de los 70, se siguieron construyendo otros edificios, la mayoría por debajo de los 80 metros de altura como el Palacio Federal, el Centro Médico de Occidente entre otros, pero sin embargo en 1972 se inaugura el Condominio Plaza Américas, convirtiéndose en el tercer rascacielos en ser construido en la ciudad. 6 años después fueron inauguradas las torres del Condominio Residencial Américas Country.

edificPara la década de los años 80, se construyeron más edificios, sin embargo, la mayoría de menos de 80 metros de altura, el único en rebasar esta altura fue el Hotel Fiesta Americana, de 84 metros e inaugurado en 1982.

En la década de los 90 comenzó a darse un pequeño boom en la construcción de nuevos edificios, de estos destacan dos que se han convertido en un referente del panorama urbano de la ciudad: el Hotel Hilton Guadalajara y la Torre Chapultepec, construidos en 1994 y 1995 respectivamente.

Entrado el nuevo milenio, se dio el boom de rascacielos en el distrito de Puerta de Hierro principalmente, destacando la Torre Aura AltitudeTorre Aura Lofts, Torre Aura Puerta de HierroCentro Médico Puerta de HierroTorre TitaniumTorre Corporativo Zapopan, las Torres Acueducto Tres60 y la Heritage Grand Tower Guadalajara. En la zona del Country Club-Providencia se construyeron nuevos edificios, destacando Punto Sao Paulo.

Para la década de los años 2010, se construyó el Hotel Riu Guadalajara Plaza con 215 metros de altura inaugurado a mediados del 2011.

Todo parece indicar que a pesar de que algunos otros proyectos como el Puerta Guadalajara con sus 253 metros, o las torres Infinitty I y II con sus 200 y 220 metros respectivamente o la ambiciosa Torre Guggenheim Guadalajara que causara gran expectativa en el 2006 y quedaron en solo proyecto no realizado, forman parte de la ambición inmobiliaria que a toda costa quiere transformar a la tristemente célebre “Ciudad de las rosas” en la “Ciudad de las losas” de concreto.